Bioguía utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Vídeo

La reacción de este perro ante una puerta de cristal inexistente es sencillamente adorable

Las imágenes de un perro parado frente a una puerta que no está realmente ahí han dado la vuelta a las redes. Sin embargo, el debate sobre la ética de entrenar a nuestros animales de compañía sigue tan vivo como siempre.

Vídeo

La reacción de este perro ante una puerta de cristal inexistente es sencillamente adorable

Las imágenes de un perro parado frente a una puerta que no está realmente ahí han dado la vuelta a las redes. Sin embargo, el debate sobre la ética de entrenar a nuestros animales de compañía sigue tan vivo como siempre.

 

Alejandro Rodríguez

14/08/2018

Los perros son sin duda los animales que más nos fascinan. Su lealtad, la manera que tienen de animarnos y su forma de hacernos compañía hacen que cada vez más personas se decidan a compartir su vida con uno de estos peludos seres.

Debido a ello, también se está volviendo más y más habitual encontrar vídeos en las redes en los que los dueños, orgullosos, muestran al mundo lo que sus mascotas pueden hacer. Y es que entrenar a nuestros animales de compañía puede ser algo muy divertido, además de necesario en ciertos casos si queremos tener una buena convivencia con ellos.

Así, por ejemplo, cuando se tiene un perro en casa por lo general es imprescindible enseñarle a hacer sus necesidades solo en la calle y a respetar el mobiliario de la casa. Sin embargo, más allá de estos entrenamientos básicos, mucha gente decide trabajar con sus animales de compañía para que estos aprendan a realizar todo tipo de trucos o movimientos.

En el vídeo que acompaña al artículo, podemos ver uno de estos ejemplos. Se trata de un animal que ha aprendido que la entrada a su casa está bloqueada por una puerta de cristal. Hasta aquí, todo normal. Lo extraordinario viene cuando nos damos cuenta de que realmente no hay ningún impedimento para que el perro pueda entrar en la vivienda; se trata tan solo de una creación de su propia mente.

Así, hasta que el dueño no se acerca y finge girar un picaporte imaginario, el animal se queda parado frente a la entrada de la casa como si estuviera ante una puerta de verdad. Las imágenes han despertado la simpatía de miles de personas en las redes, que ven la ingenuidad del pequeño perro como algo adorable.

En este caso, sin duda, el entrenamiento es totalmente inofensivo para el animal. Sin embargo, algunos sectores de la sociedad se preguntan hasta qué punto es bueno para nuestras mascotas el hecho de que les enseñemos a realizar trucos o les proporcionemos aprendizajes como el del vídeo.

Y es que está claro que no está en la naturaleza de los perros hacer cosas como darnos la pata, rodar al oír la orden o hacerse los muertos. Aún así, muchos son los dueños que deciden valerse de técnicas como el condicionamiento operante para enseñar a sus mascotas a realizar estos y muchos otros trucos.

En un principio, darle premios a un perro para que aprenda a hacer conductas que a nosotros nos gustan no tiene por qué ser malo. El debate viene por lo siguiente: algunas personas consideran que “obligar” a un animal a hacer trucos para contentarnos atenta contra su libertad y contra su dignidad como ser vivo.

¿Hasta qué punto es malo para un perro aprender algunos trucos si se le enseña de forma cariñosa? ¿Se le está realmente perjudicando, o se trata por el contrario de una actividad inofensiva que no tiene ningún impacto negativo en el animal? La respuesta aún no está del todo clara. Por ello, cada persona tendrá que ser la que decida cuál es la manera que más ética le parece de tratar a su mascota. Siempre, claro está, que se tenga en cuenta su bienestar en todo momento.

share