Bioguía utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Vídeo

¿Qué destruyó la atmósfera de Marte hasta convertirlo en un planeta sin vida? Los científicos han descubierto la respuesta

Hace cuatro mil millones de años Marte tenía una atmósfera, océanos y quizás incluso vida microbiana

Vídeo

¿Qué destruyó la atmósfera de Marte hasta convertirlo en un planeta sin vida? Los científicos han descubierto la respuesta

Hace cuatro mil millones de años Marte tenía una atmósfera, océanos y quizás incluso vida microbiana

 

Rocio Barquilla

14/12/2018

¿Podría convertirse la Tierra en una especie de Marte si la radiación del Sol terminase penetrando nuestra atmósfera?

La atmósfera es una capa de gas que se forma alrededor de un cuerpo celestre gracias a la atracción de la gravedad. Por eso algunos planetas principalmente formados por gases tienen atmósferas muy profundas, como por ejemplo Júpiter o Saturno.

En nuestro planeta Tierra, la atmósfera protege la vida a muchos niveles distintos: actúa como escudo protector contra los meteoritos; regula diferencia de temperatura entre el día y la noche; y absorbe la radiación solar ultravioleta.

Por eso uno de los riesgos del cambio climático más nefastos para la humanidad es la degradación de la atmósfera terrestre.

Propiedades de la atmósfera terrestre. Fotografía: NASA

La atmósfera se divide en distintas capas, cada una formada por una composición química distinta en perfecto equilibrio. Sin embargo, la actividad descontrolada de los seres humanos ha terminado afectando a las distintas capas atmosféricas.

El ejemplo más conocido es el agujero de la capa de ozono, cuya composición química es fundamental para absorber los peligrosos rayos ultravioletas. Los químicos CFC (clorofluorocarbonos) utilizados en productos de refrigeración, limpieza, aerosoles o materiales de empaquetado destruyen el ozono y tardan décadas en desaparecer de la atmósfera.

Sin la capa de ozono, la radiación solar ultravioleta interfiere en el proceso de la fotosíntesis, afecta al crecimiento del fitoplancton oceánico, reduce la respuesta del sistema inmunitario, daña la piel y perjudica a la visión.

Precisamente fue una radiación solar intensa y fuertes rachas de viento solar las que poco a poco acabaron con la atmósfera de Marte, hasta convertirlo en un planeta sin vida.

El año pasado la NASA publicó en la revista Science una investigación elaborada a partir de los datos recogidos por la sonda espacial MAVEN.

Dicha investigación verifica que en los primeros mil millones de años de nuestro sistema solar, la radiación de varias estrellas jóvenes como el sol destruyó la mayor parte de la atmósfera de Marte, y en consecuencia sus océanos y su posible vida microbiana.

La sonda MAVEN analizó los restos gaseosos de la atmósfera marciana. Gracias a dicho análisis la NASA dedujo que la mayoría del argón tuvo que desaparecer de la atmósfera por culpa del viento solar, ya que es un gas noble que no reacciona ante otras sustancias químicas.

Una vez desaparecieron los elementos que conforman la atmósfera, la radiación solar penetró en el planeta y arrasó todo vestigio de vida.

Lo que queda de la atmósfera de Marte. Fotografía: NASA

Afortunadamente, el campo magnético de la Tierra mantiene el viento solar a gran distancia y por eso no interactúa directamente con nuestra atmósfera. Sin embargo, nuestro planeta sí se podría ver afectado por la radiación del Sol si nuestra atmósfera pierde grosor.

El Tratado de Montreal de 1987 propone la reducción de la producción y el consumo de sustancias que afectan a la capa de ozono y muchos países ya han prohibido el uso de los CFC.

Pero ¿ustedes creen que estas medidas son suficientes?

share