Bioguía utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Vídeo

Este perro es obligado a caminar por la cuerda floja y el video se vuelve viral

Este perro pastor belga malinois lleva cinco meses de entrenamiento para realizar este espectáculo tan peligroso

Vídeo

Este perro es obligado a caminar por la cuerda floja y el video se vuelve viral

Este perro pastor belga malinois lleva cinco meses de entrenamiento para realizar este espectáculo tan peligroso

 

Rocio Barquilla

04/02/2019

Hoy en día nos parece normal entrenar a nuestros compañeros peludos mediante el refuerzo positivo, la paciencia y el amor. Sin embargo, esta mentalidad es relativamente reciente

Tradicionalmente se ha entrenado a los perros mediante el refuerzo negativo y el castigo. Este tipo de adiestramiento canino tradicional se instauró en las escuelas para perros de guerra durante la Primera Guerra Mundial, con grandes tasas de éxito.

Los collares de ahorque, de púas o eléctricos se usan para castigar las conductas consideradas negativas. Como era de esperar, los perros terminan obedeciendo a la perfección, pero también desarrollan trastornos colaterales de conducta e incluso problemas físicos derivados de la crueldad de los métodos.

Tras la Segunda Guerra Mundial estos perros entrenados con violencia se convirtieron en héroes de guerra, reforzando la idea de que el adiestramiento tradicional es la mejor manera de entrenar a un perro.

Pese al maltrato que podemos ejercer, los perros son animales extremadamente fieles que harán cualquier cosa con tal de recibir atención, cuidados y cariño. Por eso son capaces de aceptar situaciones indignas, denigrantes y peligrosas.

En el vídeo que encabeza este artículo se puede ver cómo un perro pastor belga Malinois cruza con habilidad de un lado al otro de dos cuerdas flojas malamente colocadas entre dos tejados. Las imágenes se grabaron el año pasado en la ciudad china de Yuncheng.

Por supuesto el perro reacciona con alegría mientras cruza la cuerda, porque sabe que al final su cuidador lo espera con entusiasmo, listo para colmarlo de atención, cariño y mimos. Quizás incluso le espere una sabrosa recompensa.

Pastor Belga Malinois. Fotografía: SheltieBoy

Pero por muy gracioso que nos pueda parecer ver a un animal superando una dificultad de este calibre, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el animal no ha decidido por sí mismo comenzar una carrera profesional en el mundo del funambulismo.

Ha sido un cuidador humano quien ha decidido entrenar durante más de cinco meses a este perro para que sea capaz de satisfacer unas necesidades desconocidas ¿Ego, entretenimiento o quizás negocio?

Tampoco debemos olvidar que el funambulismo es una acción totalmente antinatural para un perro, además de extremadamente peligrosa. Seguramente los primeros veces el perro sentía miedo al encontrarse a más de cuatro metros de altura sobre el suelo, intentando avanzar por un par de cuerdas que se mueven.

Aunque hoy vemos el producto final ¿cuántas veces se habrá caído este perro a lo largo de cinco meses de entrenamiento hasta que ha conseguido dominar su equilibrio? ¿Cuántas veces le habrán obligado a subirse a las cuerdas cuando no quería? ¿Qué métodos habrá usado su cuidador para entrenarle? ¿Terminarán comercializando al animal para que realice shows de funambulismo?

Los animales buscan nuestra atención, cariño y protección. Pero el hecho de que confíen en nosotros no nos otorga potestad para hacer con ellos lo que queramos. Siempre hay que tener priorizar la seguridad, la dignidad y los derechos del animal.

Y ustedes ¿serían capaces de entrenar a su perro para hacer algo tan peligroso?

share