Bioguía utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Vídeo

Descubren una banda que asesinaba tigres en una granja ilegal en Europa, esto es lo que hacían con ellos.

Sacrificaban a tigres que habían entrado para zoos y circos y en el mercado negro aprovechaban todo: piel, carne, garras...

Vídeo

Descubren una banda que asesinaba tigres en una granja ilegal en Europa, esto es lo que hacían con ellos.

Sacrificaban a tigres que habían entrado para zoos y circos y en el mercado negro aprovechaban todo: piel, carne, garras...

Czech Customs Authority
 

María L. Cid

20/12/2018

Cuidado. Imágenes sensibles en el video.

A finales de noviembre, las fuerzas del orden han descubierto en Praga una granja destinada al exterminio y productivo despiece de tigres. Hablamos de animales que han sido extractados, transportados e introducidos en otro país de manera totalmente ilegal, por supuesto. La única finalidad es matarlos, despedazarlos y aprovechar todos sus componentes. Parece que hablásemos de un coche en desuso.

Los pobres aniamles eran, tras su ejecución, disecados. O diseccionados; su carne convertida en cubos de caldo como si fueran pollos; su piel, en alfombras; algunos se dejaban pudrir para limpiarlos mejor; otros eran cocidos en ollas. Tigres, repetimos.

Czech Environmental Inspectorate

Los cubos de caldo llegan a costar 60 euros el gramo; las pieles, los 3.500 euros. Y las garras, como brutal amuleto, 100 euros. Va a ser difícil calcular cuánto dinero han ganado los animales de dos patas gracias al sacrificio salvaje de estos nobles y protegidos animales a lo largo de los 5 años de investigación de la policía checa, junto a autoridades aduaneras y técnicos de Naturaleza y Medio Ambiente. Las primeras pistas las hallaron en la connivencia de delincuentes checos con chinos ya que, como se ha hecho público en numerosas ocasiones, hay todo un mercado negro de la medicina tradicional china que se nutre del horror y del dolor de esta y otras especies, como los rinocerontes. Aplicar a estas finalidades el término “medicina” es excesivamente generoso e injusto. Por parte checa, el papeleo les delató: graves inexactitudes en el conteo de los felinos que entraban en el país para zoos y circos y que fallecían en una cuarta parte de su longevidad normal, sin dejar rastro.

Cuando la policía checa entró en este triste recinto destinado al sufrimiento y a la muerte, hallaron el cuerpo de un tigre recién asesinado. De un disparo en el ojo, para no dañar la valiosa mercancía.

share