/la-unica-loba-salvaje-de-dinamarca-es-abatida-a-tiros-desde-un-coche_29854710.html La única loba de Dinamarca es abatida a tiros sin ningún motivo | La Bioguía Video

Bioguía utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Vídeo

La única loba de Dinamarca es abatida a tiros sin ningún motivo

Era la primera vez en doscientos años que estos animales aparece en el país y la única esperanza de reproducir y recuperar la especia en la zona

Vídeo

La única loba de Dinamarca es abatida a tiros sin ningún motivo

Era la primera vez en doscientos años que estos animales aparece en el país y la única esperanza de reproducir y recuperar la especia en la zona

GETTY
 

María L. Cid

17/07/2018

Hubo un tiempo en que los lobos eran la representación misma del mal. En la Europa medieval poblaban los bosques y encontraban que hombres, mujeres y niños eran presas fáciles y sabrosas. El lobo además caza en manada, es muy inteligente, valiente y feroz, un animal que jamás pierde su vocación por la vida salvaje y no puede ser domesticado por mucho que se parezca a sus amables primos los canes domésticos.

Por eso los cuentos infantiles y la tradición oral y literaria están llenos de retratos de lobos gigantescos y terribles, que seducen jovencitas cubiertas por capas con caperuza roja o que acompañan al mismísimo Conde Drácula como sus “hijos de la noche”.

Pero la evolución industrial, la aparición de las modernas ciudades, la expansión humana y la progresiva desaparición de los bosques han pasado también factura al lobo que, en muchos países, se encuentra ahora en peligro de extinción.

Es el caso de Dinamarca donde llevaban casi doscientos años sin registrar ni un solo ejemplar dada la total alteración del hábitat y que ha visto que una loba que entró en el país desde Alemania ha encontrado una muerte tan gratuita como cruel a manos de un hombre de 66 años que la ha abatido a tiros sin ningún motivo.

La noticia, recogida en el diario The Guardian, relata cómo dos naturalistas que observaban a la loba capturaron con sus cámaras la muerte del animal que aconteció justo delante de sus ojos. La loba que estaba tranquila, sin ningún tipo de amenaza ni postura agresiva, sino más bien con actitud de cautela y curiosidad, fue disparada desde un coche aparcado sin aparente motivo más allá de lo que Guillaume Chapron, profesor asociado de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas ha denominado “odio al lobo”.

El hombre ha sido detenido y, si bien, niega que ha matado a la loba, su coche ha sido confiscado así como las armas que guarda en su casa. La grabación en vídeo y las pruebas forenses darán pruebas más que suficientes de lo acontecido.

Todavía quedan unos doce mil lobos en Europa, pero es imperativo ser implacables con la persecución de este tipo de atentados contra la naturaleza . El profesor Chapron ha dicho con acierto que algunos humanos no toleran la presencia de otros depredadores. “No creo que tengamos un problema con los lobos pero ciertamente tenemos un problema con los cazadores. Hay que parar a esta gente”.

Y es que la loba, que había viajado nada menos que quinientos kilómetros desde Alemania se había unido a una pequeña manada de lobos macho que se consideraba funcional y era la esperanza de los naturalistas daneses para la reproducción de la especie en ese país por primera vez desde 1813. Al abatir a la única hembra del grupo, toda esperanza se ha desvanecido.

A la vista de estos datos, sólo podemos preguntarnos quién es el monstruo ahora.

share