Bioguía utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Vídeo

En los Juegos Olímpicos de Invierno, los robots también participan. ¡Míralos competir!

Los organizadores impulsaron una competición de máquinas esquiadoras en la categoría descenso, con un premio de 10.000 dólares para el ganador.

Vídeo

En los Juegos Olímpicos de Invierno, los robots también participan. ¡Míralos competir!

Los organizadores impulsaron una competición de máquinas esquiadoras en la categoría descenso, con un premio de 10.000 dólares para el ganador.

 

Maribel Jiménez

17/07/2018

Corea del Sur es la anfitriona de los Juegos Olímpicos de invierno que se están celebrando concretamente en Pyeongchang. Además de las pruebas habituales de slalom, bobsleigh, o snowboard, la organización propuso llevar a cabo una carrera de descenso para robots. Hasta ocho equipos se dieron cita a este evento en el que el ganador se llevaría 10.000 dólares.

La prueba consistía en realizar el trayecto en el menor tiempo posible y con el menor número de golpes o choques contra los obstáculos. La carrera resultó para los espectadores de lo más curiosa por lo variopinto de sus participantes. Algunos robots eran altos, otros bajitos, unos iban vestidos otros mostraban sin ningún pudor sus partes íntimas de metal brillante. Alguno hasta iba sin cabeza.

Finalmente, el ganador de la competición fue el robot TaekwonV. Su nombre hace honor al personaje de una película y fue fabricado por la empresa Mini Robot de Corea del Sur. El tiempo que invirtió para descender y terminar la prueba fue de 18 segundos.

Los robots, la ciencia del futuro

El debate sobre los robots está de actualidad. La ciencia avanza a gran velocidad y la informática está consiguiendo que la relación entre las personas y los robots vaya evolucionando. "Los robots impregnan nuestra vida más que nunca, y todavía estarán de más actualidad en el futuro", explica Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación la Caixa.

En el mundo real, los robots están tomando el mercado de trabajo, y no solo en los trabajos menos cualificados. En Japón ya se han creado robots asistentes o robots recepcionistas. De hecho, el hotel Henna Ginza del distrito Tsukji en Tokio cuenta con robots que parecen querer emular el género femenina para recibir a sus huéspedes. “Estos hoteles buscan hacer frente a la escasez de mano de obra, y para ello, estamos utilizando servicios robóticos que nos permiten llevar a cabo pagos, el check-in y el check-out de una manera muy rápida”, comenta Sukuzi, un recepcionista junto a uno de los robots. Además, no solo hay humanoides en la entrada de este hotel y de todos los de su cadena, los robots tipo aspirador, los que limpian las ventanas o purifican el aire también están por todo el recinto.

En cuanto a los modelos de robots asistentes, el sector robótico japonés sigue adelante con su última creación presentado por CanguRo. La forma de este robot recuerda a la de un canguro y tiene doble función: por un lado sirve de vehículo y, por otro, hace de asistente al cargar con bolsas o recordar la compra.

De momento, parece que aunque los robots o humanoides realicen diversas tareas, la presencia humana sigue siendo necesaria. La tecnología no ha llegado aún hasta el punto que pueda satisfacer a las personas en todas sus peticiones. Sin embargo, la ciencia avanza y parece que el futuro donde los humanos y las máquinas tengamos que convivir está cada vez más cerca.

share